Dominicas del Santísimo Nombre de Jesús

Nuestro Nombre

Portada Oraciu00F3n Divino Niu00F1o

Antigua imagen del Dulce Nombre que se venera en la Capilla de las HH. Dominicas de Tucumán

Según se expresa en las primeras constituciones de 1893 , “por haber tomado el hábito el 15 de enero del año 1888, día en que se celebran los cultos del S.S. Nombre de Jesús y por ser esta devoción una herencia preciosa de la Orden de Santo Domingo, las nuevas religiosas llamarán a su Congregación: Tercera Orden Regular de las Hermanas Dominicas del Santísimo Nombre de Jesús.

No será este un título vano, antes bien les recordará que su vida entera, y todas sus obras deben ser la glorificación de este Nombre adorable, mientras este mismo Nombre será para ellas escudo contra los enemigos, luz y fuerza en la senda estrecha de la perfección, dulzura, consuelo y esperanza en los sacrificios y en la muerte, por la suprema virtud y dignidad que predica el Santo Apóstol, diciendo: No se ha dado a los hombres otro Nombre debajo del cielo al cual debamos invocar para salvarnos (Hch 4,12)”.

La versión de las Constituciones de 1983 y de 2004 , invitan a contemplar el misterio del Santísimo Nombre, a la luz del himno cristológico de la carta a los Filipenses (2,3-11). Allí el Nombre de Jesús emerge con la fuerza de Aquel que quiso hacerse hombre y vivir como uno de tantos, presentándose como uno cualquiera, abajándose y no aferrándose a su categoría de Dios. A Él Dios le dio el Nombre que está por sobre todo Nombre.