Encuentros Vocacionales

Búsquedas I

En todo proceso de búsqueda, hay un deseo profundo de encontrar algo, ante lo cual nos sentimos carentes, desprovistos, necesitados de comprender y conocer qué queremos para nosotros en nuestras vidas; carentes de esas seguridades y claridades, portadores de un vacío, que profundamente, sin muchas explicaciones, necesita ser contenido.
Desde esta comprensión, queremos proponer a jóvenes de 16 y 17 años a iniciar un camino de búsqueda personal junto a otros, en el cual puedan reconocer por un lado, sus dones y sueños, y por otro, se comprometan por una vida solidaria y justa desde la pedagogía samaritana.
Realizamos dos encuentros anuales, uno en la zona norte, San Pedro de Colalao, Tucumán, y otro en la zona sur, Pueblo Esther, Rosario de Santa Fe.

You tube | Busqueda I | San Pedro de Colalao 


Búsquedas II

Encuentro para jóvenes que quieran profundizar este proceso de búsqueda del deseo más profundo de sus vidas desde la pedagogía samaritana: pasión por Dios y pasión por la humanidad.

Se realizará los días 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre de 2015 en la localidad de La Pampa, Córdoba.


Búsquedas III

Jesús se volvió, y al ver que le seguían les dice: “¿Qué buscan?”
Ellos le respondieron: “Rabbí – que quiere decir Maestro – ¿dónde vives?”
Les respondió: “Vengan y vean.”
Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día.
Era más o menos la hora décima.
Jn 1, 38-39

Aquella pregunta que propone Jesús a los discípulos de Juan el Bautista sigue siendo para todas nosotras parte de nuestra búsqueda. El texto muestra además cómo Jesús tiene la inquietud por nuestra vocación, por nuestros sueños y deseos de encontrarlo. También hoy Jesús se vuelve hacia quienes le buscamos y nos cuestiona: “¿Qué buscan?”. Aquellos jóvenes siguiendo la invitación del bautista confiesan su deseo de seguirle, llamándole “Maestro” y poniéndose a su servicio… Sin embargo, lo ven itinerante, se animan a seguir sus huellas por los caminos y les viene la duda: pero Maestro, “¿dónde vives?”. Se dan cuenta que no tiene casa donde apoyar su cabeza, su casa son las calles por las que va predicando el Reino de Dios; son los pobres a los que recibe y les anuncia el amor que les tiene el Padre; son los enfermos a los que incorpora a la vida cotidiana y les pone en acción de servicio; son los endemoniados a los que libera devolviéndoles la condición de hijos de Dios… En fin, su forma de vida llamaba la atención a muchos y aquellos que vieron dónde, con quién y cómo vivía, se quedaron con ÉL, y cómo fue de importante esa experiencia, que nos dejaron hasta la hora exacta de aquel encuentro.
Desde estas preguntas, queremos proponer a jóvenes que se sienten invitadas a realizar este camino de búsqueda en una consagración a la Vida Religiosa, a participar de un encuentro de discernimiento y oración, junto a otras que están en el mismo proceso.

Busquedas III (1)